Noticias

Noticias


jueves, 29 marzo, 2018

Aprovechamiento de los vientos alisios

Al pensar en Jamaica, probablemente pensamos en el sol. Sin embargo, el país también cuenta con otra fuente de energía renovable: los vientos alisios. Wigton Windfarm Ltd. administra la central eólica más importante del Caribe angloparlante, y su centro de capacitación trabaja para difundir información sobre los diferentes tipos de energía renovable.

Ubicada en el centro del país —en una zona semirural llamada Rose Hill, en el municipio de Manchester— la central de Wigton consta de tres plantas con una capacidad total de casi 63 megavatios (MW). La primera planta (de 20,7 MW) comenzó a operar en 2004, la segunda (de 18 MW) en 2010 y la más reciente (de 24 MW) en 2016.

Para la Gerente de Proyecto, Michelle Chin Lenn, las tres plantas juntas representan más del 6% de la capacidad instalada del país para generar y proveer energía eléctrica a casi 87.000 hogares.

Si bien los vientos alisios del noreste soplan de manera constante durante la mayor parte del año, es en junio y julio cuando alcanzan las velocidades máximas, afirma Chin Lenn. Para que las turbinas de la planta alcancen su capacidad máxima, el viento debe soplar a 17 metros por segundo (equivalente a 38 millas por hora o 61 kilómetros por hora). En la actualidad, el viento representa poco más del 10% de la capacidad instalada total de Jamaica y cerca del 8% de la energía utilizada.

Un indicio de que el viento podría estar soplando más fuerte en Jamaica es que en 2016 Virgin Group, presidida por el inversor internacional Richard Branson, adquirió BMR Energy, que posee una planta de 36 MW en Postdam, Malvern, en las montañas de Santa Cruz. Es el proyecto de energía renovable más importante del sector privado en el país.

Por su parte, Wigton Windfarm es una subsidiaria de Petroleum Corporation, empresa estatal jamaiquina que —a pesar de su nombre— tiene el amplio mandato de gestionar las necesidades energéticas del país de manera que contribuya a la estrategia nacional de desarrollo.

Aumentar la proporción de fuentes renovables en la matriz energética es una parte esencial de esta estrategia. El mes pasado, el Primer Ministro Andrew Holness señaló que el país va por buen camino para satisfacer el 30% de sus necesidades de energía de fuentes renovables para 2030, lo que representaría el doble de lo que hoy puede generar. Destacó que el aumento previsto en fuentes renovables ayudaría a proteger el país ante posibles aumentos en el precio del petróleo.

“Eso garantizaría la seguridad energética real de Jamaica”, señaló. “La mejor manera de estar seguros ante la inestabilidad implica generar nuestra propia energía, y mejor aún si lo hacemos aprovechando los recursos naturales que Dios nos ha concedido”, indicó el Primer Ministro Holness en un comunicado de prensa.

La red eléctrica de Jamaica todavía depende en gran medida de combustibles fósiles importados, y a pesar de que los precios internacionales del petróleo son considerablemente más bajos que hace algunos años, la electricidad en este país sigue siendo costosa en comparación con Estados Unidos y Europa. Este elevado precio, sumado al descenso en los precios de la tecnología, está creando un mayor interés por las energías renovables, según Michelle Chin Lenn.

“En la actualidad, es raro encontrar un negocio que no esté utilizando energía solar o que no esté planeando incorporarla”, señaló Chin Lenn en una entrevista telefónica.

Además de producir energía eólica, Wigton está creando conciencia sobre la importancia de la energía limpia. Si bien ha estado brindando capacitación durante más de siete años, aumentó su capacidad para seguir haciéndolo gracias a que en noviembre de 2016 se inauguró el Laboratorio de Energía Renovable Wigton.

El laboratorio cuenta con un techo de paneles solares y equipos de capacitación para abarcar una amplia variedad de cursos. Entre los temas que cubre se encuentra, por supuesto, la energía eólica y la energía solar fotovoltaica, celdas de combustible, hidroeléctrica en pequeña escala, bioenergía y conservación de energía, entre otros.

El laboratorio colabora con diferentes instituciones educativas —la Universidad de las Indias Occidentales y la Universidad Tecnológica de Jamaica han llevado a cabo ejercicios prácticos para los cursos sobre energía renovable— pero también ofrece cursos al público. En abril, por ejemplo, brindará un curso de una semana de duración con el tema “Introducción a la energía y tecnologías solares: evaluaciones y auditorías energéticas”.

El Laboratorio de Energía Renovable Wigton busca a la larga atraer más estudiantes de los países del Caribe. Desde su inauguración, la gama de participantes ha incluido desde individuos que buscan energías renovables para sí mismos hasta empleados bancarios que desean comprender mejor esta tecnología para decidir si ofrecen o no préstamos de consumo para estos fines.

El acceso al financiamiento para energías renovables puede ser un desafío tanto para los gobiernos como para las personas, señaló Chin Lenn. “La gente desea energías renovables”, dijo. “Pero tal vez no pueden conseguir el financiamiento para adquirirlas”.