Noticias

Noticias


miércoles, 17 mayo, 2017

Sector privado fundamental para la implementación de la agenda energética

Un gobierno fija una política energética, determina las necesidades a largo plazo del país y construye una base de leyes y regulaciones, pero en la mayoría de los casos es el sector privado quien se encarga de su implementación. Es por esta razón que las compañías tendrán un asiento en la mesa cuando los ministros de energía de la región se reúnan para la Tercera Reunión Ministerial de la Alianza de Energía y Clima de las Américas (ECPA).  

Representantes del Diálogo Empresarial de las Américas (ABD) asistieron a la reciente reunión preparatoria en Puerto España, Trinidad y Tobago (ver la historia relacionada en este número), para hablar sobre la perspectiva que el sector privado aporta a las cuestiones energéticas. Una iniciativa facilitada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el ABD fomenta el diálogo público-privado de alto nivel para promover el crecimiento económico y el desarrollo en la región.

Ya sea que un proyecto de energía implique la instalación de un sistema solar fotovoltaico en una comunidad rural o la interconexión de las redes eléctricas a través de las fronteras, el sector privado a menudo puede facilitar la inversión, racionalizar los procesos y resolver los problemas, explicó Scarlett Alvarez de la compañía global de energía AES Corporation. "Tenemos experiencia", dijo.

Como lo expresó Walter Sharpin de General Electric, las compañías pueden ayudar a los gobiernos a entender cómo pueden utilizar la tecnología para satisfacer sus necesidades relacionadas con la energía. "Su problema ha ocurrido en algún otro lugar en una forma similar", dijo a los representantes del gobierno en la reunión. "Alguien ya ha trabajado en una solución o está trabajando en una solución".

Alvarez y Sharpin forman parte del Grupo de Trabajo de Energía del ABD, que promueve la interacción entre los sectores público y privado para capitalizar el potencial energético de la región. (Ver la historia en el número de abril del boletín de la ECPA.)

En la reunión ministerial, que se realizará del 7 al 8 de septiembre de 2017, en Viña del Mar, los ministros de energía de Chile tendrán la oportunidad de interactuar con representantes del sector privado durante eventos paralelos, así como durante las sesiones de diálogo y desayuno el segundo día. Camilo Fernández de Soto del BID, alentó a los países a utilizar estas empresas como un "tornavoz" para discutir algunos de sus desafíos energéticos. También señaló que el ABD servirá como mecanismo oficial de consulta entre los sectores público y privado para la Cumbre de las Américas de 2018 en Perú, lo que significa que hará recomendaciones en nombre del sector privado a los jefes de estado y gobierno.

En la reciente reunión en Puerto España, países grandes y pequeños concordaron en la importancia de las alianzas público-privadas y el diálogo. "Las soluciones a largo plazo para las necesidades energéticas e infraestructurales de la región deben involucrar al sector privado", dijo Daniel Villanueva de la Misión Permanente de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Como dijo Brian Challenger del Ministerio de Relaciones Exteriores de Antigua y Barbuda: "el sector privado es el motor del desarrollo en todas nuestras economías".

Cletus Springer, Director del Departamento de Desarrollo Sostenible de la OEA, sugirió que el sector privado podría ayudar a los gobiernos a comprender mejor la "cadena de valor energético sostenible" y las oportunidades de empleos verdes. "Necesitamos involucrar a la población local en los beneficios derivados de la transición hacia la energía sostenible", dijo.

La ECPA, por su parte, puede facilitar un mayor compromiso entre los sectores público y privado. Por ejemplo, su Unidad de Coordinación Técnica operada por la OEA servirá como mecanismo de intercambio de información con el Grupo de Trabajo de Energía del ABD. Springer resaltó el compromiso de la OEA de ayudar a la región a lograr avances en materia energética, llamando a la ECPA "un instrumento para la cooperación hemisférica y la acción en temas energéticos".