Noticias

jueves, 14 noviembre, 2019

Un “aula viva al aire libre” de energía renovable

En un nuevo parque urbano de la República Dominicana, los visitantes pueden pasear bajo el sol, disfrutar de una brisa fresca y escuchar el sonido del agua que cae, todo ello mientras aprenden cómo el sol, el viento y el agua se convierten en energía limpia. El Parque Temático de Energía Renovable que el presidente dominicano Danilo Medina inauguró el 7 de noviembre servirá como un "aula viva al aire libre", como lo describió el arquitecto del proyecto.

En la ceremonia de apertura, el ministro de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, explicó que el proyecto ayudará a la gente “a comprender con precisión qué es la energía renovable, la energía del futuro, en República Dominicana y el mundo”.

El parque es un oasis circular ubicado en medio de una vasta “ciudad modelo” denominada Ciudad Juan Bosch, ubicada al este de la capital en el municipio Santo Domingo Este. El complejo de viviendas es un emprendimiento público-privado diseñado para ofrecer hogares asequibles a compradores que estén accediendo a su primer vivienda.

Además de servir como un espacio verde para los residentes, el parque temático ofrece un espacio de aprendizaje donde, según el Ministro de Energía, los jóvenes pueden comenzar a apreciar la naturaleza y la importancia de “preservar la integridad del planeta”.

“Educar a los niños y niñas y enseñarles las energías renovables significa para el futuro formar mejores ciudadanos y ciudadanas, contar con gente que pueda ayudar a mejorar el destino de la patria”, afirmó.

En una entrevista reciente, el viceministro de Energía, Ernesto Vilalta, quien dirigió el equipo que construyó el parque temático, subrayó el vínculo entre la sostenibilidad y el buen civismo y destacó la importancia de inculcar mensajes positivos a una edad temprana.

“El mejor educador de una casa no es el padre, es el hijo”, dijo Vilalta, y agregó que los niños son quienes probablemente les recordarán a sus padres que apaguen las luces o compren lámparas de bajo consumo.

El parque exhibe cuatro fuentes de energía: sol, aire, agua y biomasa, e incluye una quinta área que demuestra cómo las soluciones ecológicas pueden aplicarse a un entorno rural. La tecnología del parque abarca desde una simple estufa eficiente que se puede encontrar fuera de una casa de campo típica hasta una sofisticada matriz solar SmartFlower con 12 paneles en forma de pétalos que se mueven al compás del sol. El agua canalizada a través del parque genera electricidad a micro escala, mientras que un biodigestor ubicado en la exhibición rural recuerda que los desechos orgánicos también pueden convertirse en energía.

Con una capacidad total de alrededor de 118 kW, el parque funcionará con la electricidad que genera, la mayoría de la cual provendrá de paneles solares fotovoltaicos. Un molino de viento de 18 metros proporciona un punto focal visual, si bien el viento en esta zona no siempre sopla lo suficientemente fuerte como para alimentar las turbinas.

A la entrada del parque, un centro de visitantes incluirá una exposición permanente sobre energía renovable, así como espacios de reunión para grupos grandes. Los visitantes atravesarán el parque temático a través de un camino ancho de 600 metros de largo al que se puede acceder en silla de ruedas.

La arquitecta Francis Santana, que en el pasado ha diseñado senderos de ecoturismo, dejó intactas muchas de las características naturales del sitio. En un lugar, la entrada a una pequeña cueva es visible en medio del terreno rocoso. También incorporó árboles y plantas autóctonas a lo largo de la ruta, incluidos los arbustos de la rosa de Bayahíbe. Esta planta en peligro de extinción forma parte de la familia de los cactus. Su delicada flor rosa es la flor nacional de la República Dominicana y aparece en la moneda del país.

“El parque es para enseñar de manera agradable”, dijo Santana mientras acompañaba a un visitante por el parque la semana antes de su inauguración oficial. Aunque se espera que el lugar atraiga visitantes externos (el acceso será gratuito, al menos al principio), la arquitecta espera que también se convierta en un lugar de encuentro para los residentes de Ciudad Juan Bosch. Ella se los imagina juntándose allí para hacer ejercicio por las mañanas, recorriendo sus senderos iluminados mediante lámparas solares por las tardes, o incluso reuniéndose para una fiesta de cumpleaños. “El residente nunca va a ser excluido”, dijo.

Ciudad Juan Bosch, que lleva el nombre del primer presidente del país elegido democráticamente después del asesinato del dictador Rafael Trujillo, es una ciudad prácticamente autónoma con sus propias escuelas, hospitales, iglesias, estaciones de bomberos, zonas comerciales y otros servicios. Ubicado a unos 25 kilómetros del centro de Santo Domingo, cuenta con un servicio de autobús hasta la línea del metro y se espera que una nueva carretera en construcción brinde un acceso rápido al Distrito Nacional.

Se han construido más de 10.000 unidades de apartamentos de las 25.000 planificadas, aproximadamente la mitad de las cuales están ocupadas. El gobierno planeó el complejo para ayudar a abordar la escasez de viviendas en el país, y las empresas privadas compitieron para desarrollar diferentes secciones. Los residentes adquieren sus apartamentos y el gobierno brinda incentivos financieros según los ingresos y las circunstancias de los solicitantes, como por ejemplo jefes de familia solteros o personas mayores que dependen de un ingreso fijo.

Al igual que el mismo desarrollo de viviendas, el Parque Temático de Energía Renovable es un emprendimiento público-privado. En tanto que iniciativa conjunta del Ministerio de la Presidencia y el Ministerio de Energía y Minas, recibió apoyo adicional de otras fuentes públicas y privadas. El viceministro de Energía, Vilalta, afirmó que el proyecto tenía un presupuesto de alrededor de US$ 2 millones, sin incluir donaciones. Las compañías privadas donaron el equipo de energía renovable y proporcionarán mantenimiento, dijo.