Noticias

martes, 15 octubre, 2019

Construyendo un sector turístico resiliente

Para muchos países del Caribe y más allá, el turismo es una pieza clave de la economía. Pero, ¿qué sucede cuando ocurre una catástrofe, digamos en forma de huracán de categoría 5? Cada vez más, la consigna es resiliencia. El nuevo Centro Global de Gestión de Crisis y Resiliencia Turística, con sede en Jamaica, analizará cómo la industria puede prepararse, gestionar y recuperarse mejor de las interrupciones, no sólo los desastres naturales, sino también otros reveses importantes. La pregunta es, como lo expresó el ministro de Turismo de Jamaica, Edmund Bartlett, "¿Qué tan preparado está para lidiar con los casos más extremos que se le presenten?"

Según casi cualquier punto de referencia económico (PIB, empleo, divisas, inversión extranjera directa, comercio y servicios), el turismo es un sector económico importante en todo el mundo, dijo Bartlett en una entrevista telefónica reciente. El Caribe, dijo, genera más de la mitad de las ganancias de divisas de la región y, directa o indirectamente, aproximadamente uno de cada cinco empleos.

Próximo Foro en Jamaica

La resiliencia climática turística fue el centro de un foro que el Centro Global de Resiliencia Turística y Gestión de Crisis que se celebró del 9 al 10 de octubre en Kingston, Jamaica.

El evento reunió  a representantes de organizaciones internacionales y ONG, académicos, científicos, profesionales de negocios, hoteleros y otras partes interesadas en el sector turístico en todo el continente americano.

Más información sobre el foro está disponible aquí.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

"Esa cifra es enorme", dijo. "El Caribe es considerado como la región más dependiente del turismo en la Tierra".

Aunque la región disfruta de ventajas competitivas en turismo, también está sujeta a riesgos. "Se trata principalmente de arena, mar y sol, y con eso viene la vulnerabilidad ante el cambio climático", dijo Bartlett.

En los últimos dos años, señaló, la región ha visto poderosos huracanes devastando las islas de Barbuda, Dominica, Puerto Rico y, más recientemente, Gran Bahama y Abaco en las Bahamas. La invasión de las algas marinas conocidas como sargazo es otro problema ambiental que ha tenido un gran impacto en la región, agregó. (Ver historias recientes de ECPA, Las Bahamas se recupera tras el paso del Huracán Dorian y La invasión del sargazo).

El Centro Mundial de Gestión de Crisis y Resiliencia Turística (GTRCMC), una iniciativa conjunta del gobierno de Jamaica y la Universidad de las Indias Occidentales (UWI), se centrará en cómo el sector turístico puede lidiar con tales desafíos.

“Hay que construir el capital humano para que las personas que están en la industria del turismo tengan la capacidad de gestionar, medir, comprender estas interrupciones y, lo que es más importante, poder responder rápidamente y recuperarse de ellas cuando suceden", dijo Bartlett.

Describió el nuevo centro global como un "punto de referencia para la resiliencia", una combinación de grupos de expertos, y repositorio de datos técnicos que aboga por las mejores prácticas. Un proyecto, planeado para el próximo año, será el desarrollo de un "barómetro de resiliencia turística" que evaluará la preparación de los destinos turísticos para hacer frente en caso de crisis. La idea es crear una herramienta de medición que ayude a los países, inversores, académicos e incluso a los propios turistas a tomar decisiones, dijo Bartlett. (Comparó esto con el barómetro del Foro Económico Mundial para medir la competitividad en la industria, pero con un enfoque en la resiliencia).

Otras actividades propuestas incluyen comenzar una revista académica sobre resiliencia turística, una cátedra académica sobre el tema y cursos en línea ofrecidos a través del Campus Abierto de la Universidad de las Indias Occidentales (UWI) en Belice. Eventualmente, Bartlett espera que el centro de resiliencia pueda incluso enviar equipos técnicos a las comunidades o países afectados para ayudarles a desarrollar capacidades técnicas.

Dijo que el nuevo centro está comenzando a formar asociaciones con otras organizaciones, incluyendo el Consejo Global de Resiliencia de Viajes y Turismo con sede en Londres, y está "golpeando el pavimento" para recaudar fondos. El apoyo de las agencias multilaterales y el sector privado será necesario para que el centro cumpla con sus ambiciosos objetivos, dijo.

Alcance global

El Centro Global de Resiliencia Turística y Gestión de Crisis surgió de una reunión celebrada hace dos años en Jamaica, bajo los auspicios de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) y otras agencias internacionales, como parte del Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo en 2017.  La Declaración de Montego Bay resultante hizo un llamado para el establecimiento de dicho centro en el Caribe.

La Universidad de las Indias Occidentales contactó al Ministerio de Turismo y propuso que el centro tuviera su sede en la universidad, según el Dr. Lloyd Waller, Profesor de Política de Transformación Digital y Gobernanza de la UWI, quien también desempeña como Director Ejecutivo pro bono del GTRCMC. El centro de resiliencia, que comenzó con fondos de UWI y el Fondo de Mejoramiento del Turismo de Jamaica, tiene su sede en el campus de la universidad de Mona.

"Es un centro UWI con alcance global", explicó Waller. El GTRCMC se lanzó oficialmente en enero de este año, aunque su primera conferencia fue organizada en septiembre de 2018.

Varios centros "satélites" están en proceso o ya se han abierto en todo el mundo, incluidos Nepal, Malta, Johannesburgo, Kenia, Marruecos, Hong Kong y otros lugares. Cada uno trabajará de manera independiente y se centrará en los problemas de resiliencia turística que más afectan a sus áreas geográficas, pero el centro en Jamaica desempeñará un papel de coordinación y facilitará el intercambio de ideas e investigación, dijo el ministro Bartlett.

El turismo en todo el mundo ha prosperado recientemente; su crecimiento ha superado la economía mundial durante ocho años consecutivos, según un informe reciente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo. Sin embargo, como señaló Bartlett, numerosos factores tienen el potencial de interrumpir seriamente ese crecimiento, como sucedió a escala mundial con los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001; el brote de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) en Asia, en 2003; y la crisis económica internacional de 2008.

El centro en Jamaica trabajará para crear conciencia sobre la importancia de la capacidad de recuperación ante todo tipo de amenazas y para promover un mayor estado de preparación en el sector turístico, tanto en el Caribe como más allá. Si bien la responsabilidad recaerá en los países y destinos individuales para fortalecer su propia capacidad de recuperación, Bartlett dijo que "nuestro trabajo es abrir los ojos y crear la conciencia y la necesidad para que puedan asignar los recursos de manera adecuada".