Noticias

jueves, 12 septiembre, 2019

Llevando los vehículos eléctricos a una marcha más alta

Las fuentes limpias de electricidad y las poblaciones predominantemente urbanas hacen de América Latina un terreno prometedor para automóviles y autobuses eléctricos. Pero hasta el momento, los vehículos eléctricos han acelerado en tan solo unos pocos países. En dos próximos eventos, se discutirá el potencial para un transporte más inteligente y sostenible en la región, analizando algunos de los obstáculos que aún se interponen en el camino. ¿El problema? Los consumidores no tienen suficientes opciones.

Para que una mayor cantidad de coches eléctricos salgan a la carretera, es necesario que más fabricantes de automóviles vendan  sus vehículos en una mayor cantidad de países, explicó Lisa Viscidi, quien dirige el Programa de Energía, Cambio Climático e Industrias Extractivas en el Diálogo Interamericano.

“Una persona podría querer el modelo más barato. Otra persona puede sentir que realmente necesita un largo alcance. Por lo tanto, es importante tener un par de modelos disponibles, y en algunos países casi no hay o posiblemente no hay ninguno", dijo.

Otra cuestión clave es el costo. Dependiendo de la estructura de impuestos o tarifas, ese automóvil eléctrico en el lote puede acabar siendo mucho más costoso que su contraparte de gas. Colombia es un país que ha implementado incentivos para vehículos eléctricos, también motocicletas y bicicletas eléctricas, y que ha impulsado las ventas, según Viscidi, quien fue coautora de un informe del Diálogo Interamericano llamado Cargando el futuro: El crecimiento de los mercados de autos y autobuses eléctricos en las ciudades de América Latina.

Además de la elección y el costo, agregó, la capacidad de cargar fácilmente el vehículo es otra consideración para los consumidores. "Si tiene un automóvil eléctrico en Santiago o Ciudad de México, realmente no necesita preocuparse. Hay una buena cantidad de infraestructura de carga pública", dijo. "Pero en otras ciudades donde no hay tanto avance, como en Quito o Lima, hay muy poca infraestructura, por lo que tendría que confiar en tener la estación de carga en su hogar". Eso podría ser un desafío para los habitantes de los apartamentos, agregó.

Viscidi será presentadora en dos próximos eventos diseñados para ayudar a los países de la región a pensar en los desafíos y oportunidades relacionados con los vehículos eléctricos. El primero, el 17 de septiembre, se llevará a cabo en la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Washington, D.C. e incluirá participantes de toda América Latina y el Caribe. Es parte de la Serie de Diálogos Ministeriales que se lleva a cabo antes de la Cuarta Reunión Ministerial de la Alianza de Energía y Clima de las Américas (ECPA), programada para el 27 y 28 de febrero de 2020, en Montego Bay, Jamaica.

El segundo evento es un taller sobre "Movilidad Eléctrica en el Caribe", que se realizará el 16 de octubre como parte del Foro anual de energías renovables del Caribe (CREF2019) en Miami, Florida. Entre los países del Caribe, Barbados ha hecho el mayor progreso en vehículos eléctricos, y el taller analizará la experiencia de ese país, así como los planes de Bermudas para autobuses eléctricos.

El transporte público es un área particularmente prometedora para la movilidad eléctrica, dado el potencial para reducir las emisiones de carbono y mejorar la calidad del aire. (Consulte la historia anterior de ECPA relacionada, Repensar el Transporte Urbano).

Hasta el momento, la capital chilena, Santiago, es el único lugar en la región que cuenta con una gran flota de autobuses eléctricos, pero las autoridades locales en otras ciudades están implementando programas piloto a pequeña escala. El alto costo de los autobuses eléctricos es un obstáculo importante, dijo Viscidi, pero los estudios muestran que los vehículos son rentables a largo plazo, dados los ahorros en combustible. Los funcionarios de adquisiciones también deben considerar otros factores, agregó, como los beneficios para la salud de reducir la contaminación del aire.

En las ciudades, las flotas de autobuses y taxis eléctricos no sólo reducen las emisiones; También aumentan la conciencia del consumidor, según Viscidi. Los funcionarios locales pueden crear incentivos para promover aún más el uso de automóviles eléctricos privados, como darles estacionamiento preferencial o eximirlos de peajes o restricciones de circulación destinadas a reducir la cantidad de vehículos convencionales en la carretera.


Evento:

Serie de Diálogos Ministeriales de la ECPA: Retos y oportunidades de la movilidad eléctrica en las Américas