Noticias

jueves, 12 septiembre, 2019

Las Bahamas se recupera tras el paso del Huracán Dorian

(Foto: George Desipris)

Las Bahamas ha experimentado varias fuertes tormentas a lo largo de los años, incluyendo huracanes de categoría 5, pero Dorian trajo un nuevo nivel de devastación. Mientras las operaciones de búsqueda, rescate y recuperación apenas comenzaban, una diplomática de las Bahamas ante la Organización de Estados Americanos (OEA) reflexionó sobre el impacto de la tormenta y los desafíos que esta presentaría.

En la discusión de la reunión del Comité Interamericano para la Reducción de Desastres Naturales de la OEA el pasado 4 de septiembre (pocas horas después que el huracán Dorian se alejara de Las Bahamas), la encargada de negocios interina de ese país, Donna Lowe, explicó que la tormenta destacó por su implacable ferocidad.

"He pasado por una buena cantidad de huracanes, pero nunca en la historia de huracanes o desastres de esta naturaleza de nuestro país, ha habido uno de esta magnitud", dijo a representantes de los estados miembros de la OEA, observadores permanentes y agencias interamericanas que estuvieron allí pesentes para ofrecer asistencia y expresar solidaridad.

Por si sus vientos sostenidos de 185 millas por hora no fueran suficientes, el huracán Dorian también se detuvo en el extremo norte del archipiélago de las Bahamas, golpeándolo durante aproximadamente 36 horas. "Independientemente de las precauciones que tomamos, no podríamos haber enfrentado la situación mejor de lo que lo hicimos", dijo Lowe.

Los buques de la Guardia Costera de EEUU y  buques de la Armada Real Británica brindaron apoyo inmediato a las operaciones de rescate. Una semana después del huracán, docenas de agencias internacionales e incluso ciudadanos , habían intervenido para ayudar en los esfuerzos de rescate y ayuda, que están siendo coordinados por la Agencia Nacional de Respuesta a Emergencias de las Bahamas (NEMA).

El 6 de septiembre, el número oficial de muertos era de 43, pero el Primer Ministro del país, Hubert Minnis, reconoció que todavía había muchas personas desaparecidas y que se esperaba que el número de muertes aumentara significativamente. "Esta es una de las crudas realidades que enfrentamos en esta hora de oscuridad", dijo en un comunicado.

Las Bahamas es una nación de islas, islotes y cayos, alrededor de 700 en total, 30 de ellas con poblaciones permanentes. Dos tercios de los 400,000 residentes del país viven en New Providence, cuya capital es Nassau; Las siguientes islas más pobladas son Gran Bahama y Gran Ábaco, las cuales sufrieron las peores consecuencias de la fuerza de Dorian.

Estas dos islas vecinas normalmente se ayudan mutuamente después de las tormentas, pero esta vez ambas sufrieron daños masivos, señaló Lowe en una entrevista tras la reunión de la OEA. "Ya no son el refugio de la otra", dijo.

Aunque era demasiado pronto para pensar en soluciones a largo plazo, tales como si las personas tendrían que mudarse de manera permanente, Lowe dijo que el Dorian sin duda fomentará la discusión sobre cómo desarrollar una mayor capacidad de recuperación y resiliencia. Este problema se intensifica a medida que las temperaturas oceánicas continúan aumentando, lo que contribuye a tormentas más fuertes.

“El cambio climático, para nosotros, es una cuestión existencial. No hay lugar a dudas", dijo Lowe, Representante Alterno de las Bahamas ante la OEA.

Ella dijo que la conciencia medioambiental ha ido creciendo en las Bahamas, y que muchas personas entienden la necesidad de recurrir a fuentes alternativas de energía, como son la solar y la eólica. La infraestructura tendrá que actualizarse, ya que muchos pueblos y ciudades comenzaron como pueblos pesqueros y fueron creciendo gradualmente, con poca planificación, según Lowe. Y en un archipiélago, por supuesto, las necesidades básicas de infraestructura se repiten en varias islas.

Al igual que muchos otros países del Caribe, Las Bahamas también enfrenta desafíos financieros a largo plazo, dado a  que su renta per cápita elevada (más de $ 34,000, según los cálculos del Fondo Monetario Internacional) generalmente lo hace inelegible para el financiamiento concesional de las agencias de desarrollo. Varios factores explican esa cifra, dijo Lowe, incluyendo una clase alta de expatriados con segundas residencias en el país, además de una fuerte inversión extranjera directa en sectores como la banca, el transporte marítimo y el turismo.

"Aunque tenemos un ingreso per cápita muy alto, eso no refleja el nivel de vida o el nivel de desarrollo de mi país", dijo la diplomática.

Con los daños relacionados con el huracán Dorian, ya estimados en miles de millones, el gobierno de las Bahamas necesitará toda la asistencia internacional posible. A corto plazo, puede aprovechar un préstamo contingente de $ 100 millones dólares que el gobierno estableció anteriormente con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para utilizar en caso de un desastre natural importante.

Tras el paso de Dorian en el territorio de las Bahamas, éste se dirigió hacia el norte, bordeando la costa este de los Estados Unidos. Los informes de noticias atribuyeron cuatro muertes al Dorian en Florida y Carolina del Norte, relacionadas con accidentes de preparación para tormentas. El 7 de septiembre, la tormenta todavía era lo suficientemente poderosa como para derribar una grúa de construcción y causar cortes de energía generalizados en Nueva Escocia, Canadá.

Además, señaló Lowe, en el alfabeto anual de tormentas atlánticas con nombre, Dorian fue solo el cuarto en lo que va del año. "Esta es la mitad de la temporada de huracanes", dijo. "Todavía nos queda hasta finales de noviembre".