Noticias

lunes, 12 agosto, 2019

La oportunidad de sargazo

Las toneladas de sargazo a la deriva en el Caribe en los últimos años han creado grandes dolores de cabeza para las industrias del turismo y la pesca, pero algunos empresarios de la región ven una oportunidad. Ese fue el caso de Johanan Dujon, quien notó por primera vez, y olió, los montones de algas marinas mientras conducía por la costa Este de Santa Lucía hace cinco años. Se preguntó "¿Por qué nadie hace nada?". La pregunta finalmente lo llevó a iniciar un negocio. 

La compañía que fundó, Algas Organics, ahora convierte alrededor de un millón de libras de sargazo por año en insumos agrícolas. Su producto estrella, Total Plant Tonic, se vende en Santa Lucía y en otros cinco países.

Usar algas como estimulante de plantas no es nada nuevo; De hecho, dijo Dujon en una entrevista telefónica, las personas en varias partes del mundo han estado arrojando algas crudas en sus tierras de cultivo durante siglos. Lo que hizo su compañía, dijo, fue llevar esa idea básica un paso más allá y desarrollar un proceso patentado para extraer las propiedades "bioestimulantes" del sargazo. El resultado es un fertilizante líquido y orgánico que, según él, acelera el crecimiento de las plantas, aumenta el rendimiento de los cultivos y ahorra dinero a los agricultores al tiempo que protege el medio ambiente.

"Es un producto realmente loco que hemos podido crear para resolver el problema," dijo.

Al principio, dijo Dujon, mucha gente pensaba que estaba loco por querer tener algo que ver con las algas malolientes que habían llegado a tierra como una "maldición." Pero cualquier escepticismo que encontró solo lo hizo ser más decidido. Su padre tenía una camioneta, por lo que el joven solicitó su ayuda para recoger su primera carga de sargazo.

"Ese fue el comienzo de una experimentación sin parar," dijo. Dujon no tiene un título en ciencias, pero vio una aplicación práctica para las clases de biología y química que había tomado en la escuela secundaria, y finalmente se le ocurrió un producto que funcionó. "La prueba y el error, creo, es el equivalente a un Ph.D. cuando intentas crear algo de valor," dijo.

Hoy, Algas Organics tiene nueve empleados que se encargan de tareas administrativas y de procesamiento. También se ha asociado con el gobierno para proporcionar capacitación en la recolección y manejo del sargazo, creando una nueva fuente de sustento para 120 personas en algunas de las comunidades afectadas por la invasión de algas marinas.

Dujon ha recibido el apoyo de varias organizaciones internacionales en el camino, incluido el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

El empresario de Santa Lucía también ha recibido un amplio reconocimiento. En 2017, la cámara de comercio local lo nombró Joven Empresario del Año, y ese mismo año, fue presentador en la Cumbre de Optimismo de la Tierra de la Institución Smithsonian en Washington, D.C.

En marzo de este año, Dujon recibió el Premio de la Juventud de la Commonwealth de 2019, como el ganador en la región que incluye el Caribe y Canadá. El premio anual reconoce a jóvenes sobresalientes de entre 15 y 29 años cuyas iniciativas contribuyen a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tal como lo ve Dujon, el sargazo le ha dado una oportunidad al Caribe, y la gente puede decidir qué hacer al respecto, ya sea "continuar sufriendo o movilizarse y tomar medidas", como él lo expresó. "Es realmente una elección."