Noticias

lunes, 12 agosto, 2019

La invasión del sargazo

Supongamos que te estás alistando para pasar un día en la playa: ¿Protector solar? Listo. ¿Toallas? Listo. ¿Un buen libro? Listo. ¿Quizás algunas bebidas frías, tus canciones favoritas, una reposera y una sombrilla? Perfecto. ¿Montículos gigantes de algas apestosas? No tanto. Pero esa es la desagradable sorpresa con la que muchos bañistas se han encontrado en los últimos años, ya que cantidades masivas de una macroalga marrón denominada sargazo han aparecido en la costa. Los científicos señalan una variedad de factores ambientales como posibles causales, y algunos piensan que la invasión de algas podría marcar la "nueva norma."

El sargazo se presenta en formas y tamaños muy variados y habíta los océanos de todo el mundo. Sin embargo, hay dos especies Sargassum fluitans y Sargassum natansque han estado causando estragos en el Gran Caribe. Estas son especies pelágicas, o flotantes, que se multiplican a través de la reproducción vegetativa y no echan raíces.

Flotando en mar abierto, el sargazo proporciona un hábitat exuberante y vital para la vida marina, algo a lo que una oceanógrafa, Sylvia Earle, se refiere como "selva dorada flotante del Océano Atlántico."

Pero cuando las algas se desplazan hacia la costa, pueden atrapar pequeñas embarcaciones, enredarse en las redes y el equipamiento de pesca, sofocar los arrecifes de coral y bloquear el acceso de las tortugas marinas a los sitios de anidación. En áreas que dependen del turismo, pueden tener un impacto económico devastador al acumularse en las playas en pilas desagradables y generar emanaciones de sulfuro de hidrógeno que se asemejan al olor de huevos podridos.

No todos los países, y ciertamente no todas las playas, se han visto afectadas, pero el problema ha perjudicado a una zona que abarca el sureste de Florida hasta las costas caribeñas de América Central y las Antillas Mayores y Menores. El año pasado, la marea de sargazo llevó a Barbados a declarar una emergencia nacional. Cancún y otros destinos turísticos populares en el estado mexicano de Quintana Roo han sido particularmente afectados este verano.

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, convocó una reunión internacional de alto nivel el 27 de junio en Cancún para explorar vías de mayor cooperación que aborden el problema. Los participantes incluyeron representantes de 13 gobiernos: Belice, Cuba, República Dominicana, Guadalupe (territorio francés), Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá y Trinidad y Tobago. Un nuevo sitio web lanzado después de la reunión (internationalsargassumsystem.com) proporciona una plataforma de intercambio de información.

Un fenómeno cambiante

El sargazo no es nada nuevo. De hecho, los marineros en la expedición de Cristóbal Colón de 1492 informaron haber avizorado densos mantos de sargazo. El Mar de los Sargazos, una región del Océano Atlántico Norte definida por un sistema de corrientes, recibió su nombre de las algas que habitan sus aguas. (En cuanto a cómo el propio sargazo obtuvo su nombre, un artículo reciente del National Geographic lo explicó de esta manera: "Los primeros exploradores observaron que las vejigas de aire que mantenían las algas a flote les recordaban una uva que llamaron sargazo.").

El sargazo todavía flota en el mar de los Sargazos, pero en 2011 también comenzó a emerger en el Atlántico tropical, según el Dr. Chuanmin Hu, profesor de oceanografía óptica en el Colegio de Ciencias Marinas de la Universidad del Sur de Florida. En un artículo reciente en la revista Science, él y sus coautores identificaron lo que llamaron el "gran cinturón del sargazo atlántico", una vasta franja de algas marinas que se extiende por más de 8.000 kilómetros, desde África occidental hasta el mar Caribe y el Golfo de México.

En una entrevista con la Alianza de Energía y Clima de las Américas (ECPA), Hu explicó que las algas están dispersas de manera despareja dentro de este cinturón, con tramos densos en algunos lugares y grupos dispersos en otros. El cinturón tiende a ser más ancho y denso en el Mar Caribe, dijo, porque el movimiento circular de las corrientes evita que las algas se desplacen hacia el océano abierto de inmediato.

Hu y su equipo detectan y rastrean la presencia de las algas flotantes utilizando imágenes satelitales de la NASA, junto con sofisticados algoritmos que han desarrollado para interpretar los datos. Con el financiamiento de la NASA, en 2015 establecieron el Sistema de vigilancia Sargassum para poner la información a disposición del público.

Posibles causas

¿Qué explica la cantidad de sargazo que ahora se ve en aguas tropicales? No se trata de calentar las temperaturas de la superficie del mar, dijo Hu, sino de la circulación de nutrientes.

Él postula que a partir de 2011, el efecto acumulativo de varios factores llevó el nivel de nutrientes en el océano a un "punto de inflexión" que desencadenó estas floraciones de sargazo a gran escala. Estos factores incluyen un afloramiento más fuerte desde el fondo del océano frente a África occidental y aumentos en la deforestación, precipitación y uso de fertilizantes a lo largo del río Amazonas.

Estos factores están relacionados en última instancia con el cambio climático, que afecta la circulación oceánica, los patrones de sequía y precipitación, y el comportamiento humano, como las prácticas agrícolas, según Hu.

Desde 2011, solo ha habido un año sin floración, 2013. El pico detectado hasta ahora fue en 2018, dijo Hu, y señaló que 2019 parece ser comparable al segundo año más alto registrado en 2015. Él y sus colegas especulan que este cinturón de sargazo continuará repitiéndose estacionalmente, aproximadamente en los meses de verano del hemisferio norte, y que las extensas playas de algas pueden ser una "nueva normalidad."

Se han presentado diferentes hipótesis sobre la proliferación del sargazo, por ejemplo, algunos han sugerido que los huracanes pueden ser un factor, y Hu reconoce que los científicos aún tienen mucho por aprender.

"Quizás estamos tocando solo algunas partes de un elefante gigante", dijo, aludiendo a la vieja parábola de los ciegos que intentan describir algo basado en una cantidad limitada de información. "Tal vez hay otras partes que aún no hemos tocado."

Mientras tanto, como con los huracanes, las áreas que sienten el mayor impacto deben aprender a adaptarse: prepararse para lo peor, mitigar los efectos negativos y, en el caso del sargazo, buscar formas de "convertir esta molestia en un producto rentable", Dijo Hu. (Ver historia relacionada).

Si alguien descubriera cómo usar las algas marinas en la medicina o como biocombustible, esta última posibilidad está siendo estudiada por el Departamento de Energía de los EE. UU.", Dijo Hu.

"Lo importante es, ¿cómo trabajamos juntos colectivamente, entre investigadores e industria, grupos ambientalistas e individuos, para convertir algo malo en algo bueno?"

Por su parte, Hu continuará trabajando con datos satelitales para descifrar el misterio del sargazo desde la distancia. "Me mantengo alejado de eso", dijo con una sonrisa. "No me gusta el olor."