Noticias

Noticias


martes, 05 marzo, 2019

Ecologización de una cartera

En un momento en que el cambio climático es noticia principal, puede parecer una obviedad que una institución financiera ofrezca préstamos ecológicos. Pero no es tan simple como lanzar un nuevo producto. Como explicó un funcionario del Banco de Desarrollo de Grenada, es importante comprender primero el mercado y las tecnologías disponibles, y luego identificar soluciones que funcionen localmente y satisfagan las necesidades de los clientes.

"Una de las cosas que queremos evitar es crear productos y proyectos que consideramos puedan ser beneficiosos, pero que posteriormente no cuenten con las estructuras de respaldo necesarias para garantizar su éxito", explicó Natasha Joseph, Agente de Desarrollo y Apoyo a Negocios del Banco de Desarrollo de Grenada.

Para usar un ejemplo hipotético, digamos que un banco está buscando ofrecer préstamos para que los clientes compren calentadores solares de agua. Primero, habría que responder varias preguntas: ¿Cuál es la potencial  de demanda? ¿De dónde vendrá la oferta? ¿Quién instalará los calentadores? ¿Hay técnicos capacitados que puedan mantenerlos? ¿Qué tan grandes son los ahorros de energía? ¿Qué tan pronto el cliente, y el banco, verán los rendimientos de la inversión? En el contexto de la economía local, ¿es este un buen valor?

"Es fundamental para nosotros entender lo que el mercado necesita ", afirmó Joseph. Los bancos no quieren simplemente hacer suposiciones, sino que necesitan datos sólidos que fundamenten sus decisiones, agregó, datos sobre el clima, la demanda del mercado, la oferta, los sistemas de apoyo. Asimismo, los datos deben relacionarse específicamente con la ubicación. No es suficiente saber que el nivel del mar está subiendo. También es importante saber cuántas personas viven o tienen negocios en una zona costera en particular y qué problemas pueden estar teniendo.

"Necesitamos asegurarnos de que contamos con la información necesaria para respaldar un producto y mitigar esos riesgos ", dijo Joseph. “El peligro es que usted siga adelante y seleccione algo y luego falle en el mercado. Eso sería un problema. Así que queremos asegurarnos de tener todo en su lugar antes emprender camino”.

El Banco de Desarrollo de Grenada, propiedad del gobierno, es una de varias instituciones financieras del Caribe que se beneficiarán de una donación de asistencia técnica del programa EcoMicro que administra el laboratorio del BID (véase la historia relacionada en este número). El subsidio permitirá al Banco de Desarrollo de Grenada explorar opciones óptimas de financiamiento ecológico para su clientela y "fomentar credibilidad y experiencia en la gestión del financiamiento climático", afirmó Joseph.

La oportunidad de postularse para participar en el proyecto se produjo en un momento en el que el Banco de Desarrollo de Grenada se había propuesto incursionar en el mercado de productos financieros verdes, dijo en una entrevista telefónica desde la sede del banco en St. George’s. "Fue una oportunidad para nosotros basarnos en nuestra visión en términos del desarrollo a largo plazo del país, teniendo en cuenta que la resiliencia climática es una de las áreas críticas que se han identificado para el desarrollo sostenible nacional", dijo.

Grenada ha tomado numerosas medidas en esta materia. El año pasado, el gobierno creó el Ministerio de Resiliencia Climática, Medio Ambiente, Silvicultura, Pesca, Gestión de Desastres e Información, que consolida los esfuerzos que se están realizando en varios ministerios. Además, entre sus instrumentos estratégicos de política climática, el país cuenta con la Política Nacional de Cambio Climático 2017-2021 que se fundamenta en las bases que establecieron la Estrategia Nacional de Cambio Climático y el Plan de Acción 2007-2011 y el Plan Nacional de Adaptación 2017-2021.

Mientras tanto, el Banco de Desarrollo de Grenada está tramitando su acreditación en tanto que Entidad Nacional de Acceso Directo al Fondo Verde del Clima, lo que le concedería acceso directo al financiamiento de proyectos locales de resiliencia relacionados con el clima. Joseph espera que el proyecto EcoMicro ayude al banco a desarrollar productos que luego puedan ampliarse con el apoyo del Fondo Verde del Clima.

En un país pequeño como Grenada, con una población de unos 100.000 habitantes y un ingreso per cápita menor a US$15.000, el microfinanciamiento abre la puerta para hacer que los préstamos verdes estén disponibles para familias y empresas que probablemente no calificarían para préstamos de bancos comerciales, dijo Joseph. "El impacto es aún mayor si se extiende a una sección transversal y un área más amplia", agregó. "Las microfinanzas son una contribución muy importante a nuestro desarrollo económico".

El Banco de Desarrollo de Grenada tiene una cartera diversa que incluye hipotecas de viviendas, así como diferentes tipos de negocios en turismo, agricultura, manufactura, transporte y otros sectores. El banco se propone desarrollar préstamos especiales para financiar medidas de mitigación y adaptación, o una combinación de ambas (en el contexto de un edificio, la mitigación puede incluir la instalación de paneles solares o el reemplazo de un sistema de enfriamiento, la adaptación puede significar agregar ventanas a prueba de huracanes o hacer trabajos de drenaje exterior).

Además de beneficiarse de la experiencia de los consultores de energía a través del proyecto EcoMicro, el banco puede aprovechar su propia experiencia. En los últimos años, ha renovado su edificio, ha reemplazado su sistema de aire acondicionado central, ha cambiado sus accesorios de iluminación y ha fomentado cambios de comportamiento, como el ajuste de la temperatura y la desactivación de los interruptores de la luz cuando corresponde. El resultado: un ahorro del 60 por ciento en electricidad. Como explicó Joseph, el banco ahora puede decirle a los clientes con confianza: "Oye, esto es real".

Además de la asistencia que el Banco de Desarrollo de Grenada recibirá en el desarrollo de productos financieros verdes, Joseph dijo que la revisión de la cartera del banco será útil para evaluar el riesgo relacionado con el clima en el futuro. "Normalmente, estamos acostumbrados a considerar el riesgo financiero", afirmó. "El riesgo climático es nuevo, en términos de cómo se incorpora en los proyectos que aprobamos".

El riesgo climático debe considerarse como un factor creciente en todo tipo de financiamiento, según Joseph. "El clima ha cambiado, por lo que las consideraciones climáticas deben integrarse a cualquier proyecto que esté considerando, no solo en los que podrían relacionarse exclusivamente con el clima", afirmó.