Noticias

Noticias


miércoles, 05 julio, 2017

La Organización de los Estados Americanos y la transición energética

Desde hace casi una década, el Departamento de Desarrollo Sostenible de la Organización de Estados Americanos ha implementado varios proyectos bajo el marco de la ECPA con el fin de apoyar las prioridades energéticas nacionales y regionales en eficiencia energética, metrología y coordinación de donantes.

El crecimiento económico en los países de Latinoamérica y el Caribe está impulsando un aumento en la demanda de energía, que se espera aumente en un 20% a finales de la década. Con respecto a la generación de electricidad, aunque la matriz de la región es una de las menos contaminantes del mundo, la porción de los recursos no renovables de la composición energética aumenta constantemente. Ese cambio plantea desafíos considerables desde la perspectiva de los recursos. De hecho, a menos que se produzca un cambio en las tendencias actuales de generación de energía, la disminución de las reservas convencionales de petróleo podría convertirse en motivo de preocupación a partir de 2030.

La necesidad de impulsar el desarrollo social y económico de las Américas, al tiempo que se garantiza un acceso seguro y estable a la energía, la modernización de la infraestructura y el fomento de empleos relacionados con las nuevas tecnologías de generación, transmisión y distribución, debe combinarse con los inevitables desafíos ambientales planteados por los nuevos escenarios energéticos, en los cuales la participación de las energías renovables será el centro del escenario. En este contexto, la implementación de estrategias energéticas exitosas que beneficien a las generaciones actuales y futuras se convierte en una prioridad.

En 2010, la OEA brindó asistencia técnica en energía geotérmica a Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador y Perú para apoyar el uso de esta energía. En 2011, la OEA, en coordinación con la Secretaría de Energía de México y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, lanzó el Grupo de trabajo sobre eficiencia energética para proporcionar asistencia política, regulatoria y técnica para avanzar  la eficiencia y conservación de la energía.

La OEA, a través de su Programa de comunidades sostenibles, ha apoyado la labor de 24 gobiernos, universidades y ONGs en las Américas dedicadas al avance de la gestión sostenible de la tierra y el desarrollo urbano, desde 2012. El Programa de comunidades sostenibles también realizó 13 cursos con un total de 1.200 graduados. En 2012, la OEA fue pionera en el campo de la economía circular con el lanzamiento de proyectos piloto que muestran el diseño sostenible de productos de consumo y los métodos de fabricación en Colombia, Ecuador, Panamá y Trinidad y Tobago. En 2013, la OEA desarrolló materiales de educación sobre energía limpia y eficiencia energética para las escuelas intermedias en todo el Caribe. En ese mismo año, la OEA apoyó a la región del Caribe para abordar los retos críticos de la comercialización asociados con la expansión y uso de la energía renovable. Desde 2013, la OEA implementa un proyecto de metrología para apoyar el uso de estándares de medición confiables en energía renovable. Desde el año 2016, la OEA trabaja junto con sus Estados miembros del Caribe para implementar la Hoja de ruta y estrategia en energía sostenible para el Caribe (C-SERMS), y así apoyar una transición hacia servicios energéticos mejorados. En 2016, la OEA lanzó un proyecto para apoyar la medición de la eficiencia energética y el cumplimiento en Centroamérica y la República Dominicana.

Estos proyectos son un testimonio del compromiso de la OEA por promover la seguridad energética a través de la sostenibilidad, la integración, la transformación del mercado y la diversificación.