Noticias

Noticias


martes, 13 junio, 2017

Concurso de proyectos genera creatividad

Un Concurso de Ciudades Sostenibles celebrado en Miraflores, Perú, atrajo más de 100 propuestas sobre cómo hacer que ese sector de Lima sea más respetuoso con el medio ambiente de lo que ya es. La competencia -junto con el Curso de Ciudades Sostenibles que tuvo lugar en esa ciudad en abril- finalizó el Día de la Tierra, con una feria de proyectos en un parque de la localidad. Allí, los 10 mejores equipos presentaron sus ideas, y los tres proyectos ganadores fueron anunciados.

 He aquí un vistazo rápido a los tres principales proyectos:

Primer lugar: Red integrada de paraderos. Este proyecto introducirá tecnología para que los usuarios sepan cuándo llegará el próximo autobús y para mantener informados a los funcionarios de la ciudad sobre el ruido y los niveles de contaminación.

Segundo lugar-Qhapaq Waku "Por las Rutas del Agua". La idea aquí es recoger la densa niebla que envuelve Lima durante varios meses del año y destinarla a diferentes usos en parques públicos.

Tercer lugar-Plan B Miraflores. Este proyecto crearía una aplicación que conectaría a los usuarios con negocios ecológicos y espacios verdes, dando a la gente incentivos para explorar la ciudad más allá de las principales vías.

El municipio de Miraflores, un exclusivo distrito de Lima, creó y organizó el concurso. Las inscripciones se evaluaron con base a un sistema puntual basado en innovación, viabilidad de los gobiernos locales, relevancia, claridad del contenido y potencial de replicación.

Miraflores ya tiene una reputación de ser un lugar habitable, con una red de ciclorutas y un premiado programa de reciclaje urbano, entre otros. Eso hizo especialmente difícil presentar nuevas ideas, según los ganadores del concurso, Elmer Gutiérrez y Eder Méndez. Ambos viven en Trujillo, en la costa noroeste de Perú, donde trabajan independientemente como arquitectos y están en proceso de obtener maestrías en arquitectura y sostenibilidad en la Universidad Ricardo Palma.

Después de un montón de lluvia de ideas, se les ocurrió una idea de un equipo modular que se podría instalar en las paradas de autobús. El componente básico -para lugares donde ya hay refugio y asientos adecuados- sería un puesto equipado con tecnología Wi-Fi útil tanto para los funcionarios de la ciudad como para los conductores de autobuses. Los sensores en el poste medirían constantemente factores tales como niveles de ruido o contaminación del aire, y los usuarios podrían conocer a qué distancia está el próximo autobús.

 Sin esta tecnología, muchos pasajeros de autobuses renuncian y terminan buscando otros medios de transporte como los taxis. "La gente se harta", dijo Gutiérrez, quien agregó que esto contribuye a que haya más vehículos en las calles.

El proyecto prevé la adición de otros componentes para proporcionar asientos básicos y sombra en lugares que actualmente no tienen paradas de autobús físicas. Esto podría ser especialmente útil para ayudar a llevar el orden público al transporte en ciudades más pequeñas que no son tan avanzadas como Lima. En Trujillo, por ejemplo, "todavía se tiene ese pensamiento que el bus se toma en cualquier lugar, aunque sea la mitad de la calle", dijo Méndez, agregando que sin una estructura física en su lugar es más difícil conseguir que los usuarios cambien esos hábitos.

Captura de la niebla

El proyecto de segundo lugar se centró en la gestión del agua, utilizando como punto de partida la niebla que a menudo rueda en el océano y se instala en Lima durante los meses de invierno, alrededor de mayo a noviembre. La propuesta establecería estructuras para atrapar y recoger las gotas de agua en la niebla y luego usar el agua que se recoge en parques públicos, por ejemplo en sistemas de goteo o características de juego de agua. Una ruta para caminar podría ser establecida para conectar las áreas recreativas públicas en Miraflores y, a lo largo del camino, educar a la gente sobre cómo manejar los recursos hídricos.

La idea de captar el agua de la niebla no es nueva -de hecho, se usan simples sistemas de red para este propósito en algunas de las áreas más pobres de las afueras de Lima- pero el equipo del proyecto quería explorar cómo maximizar el agua recolectada y usarla creativamente.

José Luis Hinostroza, profesor de arquitectura en la Universidad Nacional del Centro del Perú, en Huancayo, dirigió y asesoró al equipo del proyecto, que incluyó a una estudiante de arquitectura, Milagros Gamarra, y a un joven arquitecto local, Yaser Malqui Adriano. Cuando se trata de la sostenibilidad, Hinostroza dijo: "Yo considero que el tema del agua es fundamental. Una ciudad sin agua es una ciudad sin vida.”

Fuera de lo común

El proyecto de tercer lugar también estimula el tráfico peatonal en Miraflores, en este caso a través de una aplicación que dirige a las personas a lo largo de una ruta que incluye características naturales. Al escanear códigos de barras en el camino, los peatones pueden aprender sobre las plantas nativas, por ejemplo, y acumular puntos que luego pueden canjear por descuentos en las pequeñas empresas que patrocinan la aplicación. Para los comerciantes, esto sería una oportunidad de marca para comercializar sus credenciales verdes.

Los tres amigos del equipo del proyecto, que se enteraron de la competencia en Facebook, tienen diversos orígenes e intereses. Claret Peña estudia para ser arquitecta paisajista, Andrea Lozada es diseñadora gráfica, y José Carlos Soldevilla es un urbanista que trabaja en temas de transporte y movilidad. Como muchos otros residentes de Lima, conocen bien a Miraflores. La principal avenida comercial, la Avenida Larco, atrae multitud de personas de otras partes de la capital.

"La ruta de siempre ya está muy congestionada", dijo Peña, agregando que el objetivo del proyecto es dirigir a la gente hacia áreas más verdes un poco fuera de los caminos trillados. Pero el nombre "Plan B" es más que una ruta alternativa; También se refiere a "una alternativa de vida", uno que es más sostenible, dijo Soldevilla.

Aunque el equipo se sintió decepcionado de que su proyecto no ganara, Lozada dijo que ganó valiosa experiencia y aprendió de sus compañeros contrincantes y del Curso de Ciudades Sostenibles en sí. (Todos los finalistas en la competencia debían asistir al curso gratuito de cuatro días).

En cuanto al municipio de Miraflores, el trabajo ahora es ver qué aspectos de los proyectos que se presentaron podrían ser desarrollados, adaptados e implementados. En el caso de las paradas de autobús, la cuestión de la jurisdicción entra en juego, ya que el sistema de autobuses de la ciudad está a cargo del gobierno de Lima, no de Miraflores. Pero Miraflores podría poner en práctica una parte de la idea, si los votantes la aprueban a través del proceso de "presupuesto participativo", dijo Pamela Lucía Bravo Ortiz, Directora Adjunta de Desarrollo Ambiental de Miraflores.

Otros proyectos que no involucran infraestructura -como la aplicación del Plan B- podrían ser más fáciles de implementar, dijo, y agregó que los funcionarios de la ciudad también recibieron buenas ideas de proyectos que no estaban entre los tres ganadores.

Richard Huber, de la Organización de los Estados Americanos (OEA), uno de los cuatro jueces del concurso, quedó impresionado por la calidad de los proyectos y el compromiso de los talentosos jóvenes profesionales que participaron. "Este tipo de creatividad podría exponer la necesidad de abordar este tipo de problemas”, dijo.