Noticias

jueves, 10 marzo, 2016

Aprovechando la luz solar de la isla

Los paneles solares han aparecido en los tejados de una serie de organizaciones comunitarias en la isla caribeña de Antigua, gracias a una entusiasta economista y a una pequeña pero fundamental subvención otorgada a través de la Alianza de Energía y Clima de las Américas (ECPA).

Para Ruth Spencer, quien lidera este proyecto fotovoltaico comunitario, la energía renovable no es un concepto abstracto, sino una respuesta urgente de los problemas críticos del desarrollo. "Si no nos convertimos a la energía verde, nada va a pasar aquí. Los pobres se van a poner peor ", dijo en una entrevista telefónica. 

Al igual que muchos de sus vecinos, la nación de dos islas de Antigua y Barbuda cuenta con unos de los precios más altos de electricidad en el mundo, con tasas que sobrepasan las de Estados Unidos, con ingresos considerablemente inferiores. "No podemos ser una potencia económica con estos pagos tan elevados de electricidad", dijo Spencer.

Los altos costos del servicio energético ocasionan consecuencias tanto para la economía local, como para las familias y la sociedad, explicó ella. Cuando las personas no pueden pagar sus recibos y experimentan cortes de luz, sus hijos no pueden estudiar por la noche y son más propensos a pasar más tiempo en las calles y meterse en problemas.

"La cosa es," añadió, "tenemos este recurso gratuito. Toda esta luz del sol quemándonos, puede tener un mejor uso".

Spencer conoce el valor de la energía solar de primera mano. Ella es propietaria de una casa de huéspedes de 14 unidades en la costa norte, donde alquila apartamentos pequeños a turistas y estudiantes de medicina. En debido en gran parte al uso masivo del aire acondicionado por parte de los huéspedes, la propiedad recibió facturas de electricidad cercanas a los (US) $ 3.000 mensual. Hace algunos años, con un subsidio otorgado por la Agencia para el Desarrollo de las Exportaciones del Caribe, pudo instalar un sistema solar fotovoltaico (PV) en la azotea y reducir sus costos de electricidad en un 75 por ciento. Como resultado de esta subvención, ella también comenzó a generar conciencia públicamente sobre la energía renovable.

Cuando se enteró de una iniciativa de pequeñas contribuciones para promover sostenibles comunidades implementada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) a través de la Alianza de Energía y Clima de las Américas (ECPA) financiado por los Estados Unidos, Spencer la vio como una oportunidad para expandir el potencial de la energía solar a nivel de base. No es que la gente no sepa sobre la energía solar, dijo, pero muchos "desconocen que una persona común podría tener acceso a ella."

Spencer recibió una subvención de $ 40,000 a través del proyecto manejado por la OEA / ECPA, junto con un subsidio suplementario de $ 10.000 del Departamento de Medio Ambiente de su país. Con esta inversión de $ 50.000, ha conectado hecho conexiones, agrupado voluntarios, y hasta en algunos casos "sacar provecho" de otros proyectos. Hasta ahora sus esfuerzos han ayudado a instalar sistemas ocho solares fotovoltaicos en la azotea de pequeñas organizaciones comunitarias e iglesias, con dos pendientes de instalación.

 

La mayoría son pequeños sistemas, 1-2 kilovatio hora (kWh). El objetivo de Spencer es trabajar con organizaciones sin fines de lucro que están trabajan en pro de la comunidad, pero que no cuentan con los recursos necesarios para hacer funcionar aires acondicionados.

Spencer, quien cuenta con una maestría en economía de desarrollo internacional de la Universidad de Yale, y  trabaja como consultora para organismos internacionales ambientales, quería demostrar que "el desarrollo puede venir de abajo hacia arriba." Ella también quería generar conciencia sobre los beneficios de la energía renovable y el potencial de los empleos verdes.

Cada instalación ha reunido a equipos de voluntarios, que han aprendido nuevas habilidades prácticas en el proceso. En una iglesia llamada Ministerios vibrantes de Fe, algunos miembros fueron inspirados por la oportunidad de participar, y ayudaron a instalar los paneles en el techo, dijo Elton Williams, adulto mayor de la iglesia. "Eso es lo que realmente me tiene muy motivado", dijo.

La preservación del medio ambiente es un mensaje central en la fe vibrante, que presta sus servicios en un refugio abierto entre árboles, donde la congregación puede escuchar el canto de los pájaros durante el día y los murciélagos revolotear por la noche. La iglesia también cuenta con dormitorios campestres donde los jóvenes se quedan a veces el fin de semana, y con el tiempo se espera establecer un centro de atención a personas mayores, y la preparación de comidas con productos orgánicos cultivados en un jardín propio.

A pesar de que sus necesidades energéticas eran modestas, compuesto principalmente por poca iluminación y un sistema de sonido para sus "enérgicos" servicios de adoración, esta iglesia estaba pagando aproximadamente (US) $ 300 por mes en electricidad.  Los paneles solares han reducido la factura por más de la mitad. Eso ha ayudado a los miembros de la iglesia a entender el potencial de ahorro, incluso a pequeña escala, dijo Williams.

Amarah Christian, un instalador de energía solar capacitado que asiste a la iglesia, también comparte sus conocimientos con los miembros de la iglesia acerca de cómo mantener sus costos bajos mediante la adopción de pequeñas medidas tales como la compra de electrodomésticos de bajo consumo de energía e iluminación eficiente. Quien se describe como "tacaño de la energía," Christian cree en lo que Ruth Spencer está haciendo, y ha proporcionado asesoramiento técnico y asistencia en la instalación en una varios proyectos con honorarios inferiores al habitual.

La iniciativa de Spencer ha beneficiado a los diferentes tipos de iglesias que valoran el medio ambiente y están tratando de hacer un impacto social positivo en la comunidad. "Todos estos ministros se han comprometido a impulsar realmente las energías renovables", dijo.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día de Potter, por ejemplo, está trabajando para mitigar los efectos de la sequía mediante la construcción de una cisterna comunitaria con fondos provistos por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF). Los paneles solares proporcionados a través del proyecto OEA / ECPA proporcionarán energía para bombear el agua de la cisterna. Los miembros del grupo juvenil activo de la iglesia ha estado involucrado en cada paso y sentir una sensación de "empoderamiento", dijo Spencer. "No creía que los niños adquiriesen tantas habilidades", añadió.

Diann Negro-Layne, que lidera el Departamento de Medio Ambiente del país sirve a su vez como embajadora para el Cambio Climático, dijo que muchas personas en Antigua y Barbuda tienen la idea de que los paneles solares no funcionan, y este proyecto solar comunitario está ayudando a cambiar de opinión. Cada evento de lanzamiento, dijo, ha sido noticia local de primera plana. "El impacto ha sido enorme."

De hecho, cuando Negro-Layne aprendió que un conjunto de paneles solares había sido robado un par de semanas después de haber sido instalado en la Asociación para Personas con Discapacidad de Antigua y Barbuda, inmediatamente vio un lado positivo: al menos la gente entiende los paneles eran valiosos. (Se pondrá en marcha un plan para reemplazar el equipo robado, una vez instalado un sistema de seguridad.)

Negro-Layne está trabajando para poner en marcha un fondo marco multimillonario para el desarrollo sostenible de la isla que incluya un componente de oferta de líneas crediticias accesibles a personas de bajos y medianos ingresos para invertir en proyectos de energía solar y prevención de huracanes a nivel residencial. Comenta que el proyecto solar comunitario liderado por Spencer está proporcionando información detallada y práctica que está demostrando ser importante en la estructuración de estos préstamos a bajo interés.

Richard Huber de la OEA que dirige la iniciativa de Comunidades Sostenibles en América Central y el Caribe, ve este tipo de aportes como un valor agregado, ejemplo de cómo incluso una pequeña donación puede tener un enorme impacto. "Las cosas se están preparando," dijo. "Este es un proyecto muy interesante."

 *Ruth Spencer fue galardonada con el Premio Global de Energía en 2015 en reconocimiento a su labor con el despliegue de la energía solar en Antigua y Barbuda.  En honor al Día Internacional de la Mujer, la Unidad Coordinadora de la ECPA desea felicitar a todas esas mujeres emprendedoras que trabajan en pro del desarrollo de la energía renovable en Latinoamérica y el Caribe.