Noticias

Noticias


jueves, 26 febrero, 2015

Estudio muestra factibilidad de carbono cero para el oeste de los EE.UU.

El experto senior de la ECPA Daniel Kammen dirigió un nuevo estudio de la UC Berkeley que muestra que la producción de electricidad de biomasa combinada con la captura y secuestro de carbono, podría almacenar más carbono del que emiten los generadores de energía y hacer una contribución fundamental para un total de cero carbono en la segunda mitad del siglo 21 en la costa oeste de los Estados Unidos.

La generación de electricidad a partir de biomasa como residuos urbanos, residuos forestales y de cultivos de fuentes sostenibles, es una estrategia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, dada su neutralidad de carbono, pues produce tanto carbono como el que las plantas absorben de la atmósfera.

Mediante la captura de carbono a partir de la quema de biomasa - denominada bioenergía con captura y secuestro de carbono (Bioenergy with Carbon Capture and Sequestration-BECCS) -los generadores de energía podrían convertirse en carbono negativo aun conservando plantas a gas o de carbón con tecnología de captura de carbono. La reducción de carbono podría incluso compensar las emisiones de los combustibles fósiles utilizados en el sector transporte, dijo Daniel Sánchez, líder del estudio y estudiante de posgrado en el Grupo de Energía y Recursos de la Universidad de Berkeley.

"Existe todavía mucha incertidumbre a nivel comercial en torno a la captura de carbono y tecnologías de secuestro", dijo Sánchez. "Sin embargo, estamos trabajando en esta tecnología BECCS que demuestra que en 35 años el oeste de los Estados Unidos, no sólo podrá reducir sus emisiones en un 80 por ciento - meta actual para el 2050 en California - pero tiene la capacidad de transformar las emisiones de carbono en negativo; esto quiere decir que almacenan más carbono del que genera".

BECCS puede ser una de las pocas oportunidades de carbono negativo rentables disponibles para mitigar los efectos negativos del cambio climático antropogénico, dijo el Experto senior de la ECPA Fellow Kammen. Esta estrategia será especialmente importante si el cambio climático llega a ser peor de lo previsto, o si la reducción de emisiones en otros sectores económicos resultan particularmente difíciles de alcanzar.

"La biomasa, si se gestiona de forma sostenible puede proporcionar el "sumidero" de carbono que, utilizado en conjunto con tecnologías de generación de bajas emisiones de carbono, pueden permitirnos reducir el carbono en la atmósfera", dijo Kammen. Sánchez, Kammen y sus colegas publicaron su análisis de BECCS el 09 de febrero en la revista en línea Nature Climate Change.