Blog de la ECPA

Blog de la ECPA


Volver a la lista de blogs

Los cerezos: inspiración de la naturaleza para diseños ambientalmente amigables

La temporada del florecimiento de los cerezos por fin ha llegado. Al igual que cada año, los residentes y ciudadanos de Washington desfilan a lo largo de la orilla del río Potomac para ver los árboles florecidos, vistiendo la ciudad de magníficos tonos de rosa durante casi dos semanas. Para celebrar la llegada de la primavera, la Unidad Coordinadora de la ECPA hace propicia esta representativa fecha para explicar la filosofía de la "economía circular", que toma prestado principios fundamentales de "biomimética", un nuevo enfoque basado en el estudio e imitación de diseños y procesos de la naturaleza para resolver problemas socialmente relevantes.

¿Puede un edificio emular una estructura viva? ¿Qué pasaría si nuestros hogares y oficinas fueran como árboles -estructuras vivas que interactúan de manera productiva con su entorno? Estas preguntas llevaron al químico Michael Braungart y al arquitecto William McDonough a ver la naturaleza como un ser superior. Una especie de musa –hasta un oráculo quizás- que proporciona soluciones a problemas sociales. Imagine un edificio inmerso en el horizonte, la energía recolectada por el sol, la captura de carbono y la liberación de oxígeno. Imagine aire fresco, plantas autóctonas, y la luz del día en todas partes. En resumen, piense en un sistema de soporte de vida en armonía con los demás seres vivos.

El árbol del cerezo se utiliza a menudo como una metáfora para explicar los principios de la eco-eficiencia. El cerezo tiene sólo un impacto positivo en el medio ambiente. Miles de flores proveen fruta para las aves, los seres humanos y otros animales con el fin de que una semilla podría caer sobre el suelo, echar raíces y crecer. El árbol produce abundantes flores y frutos sin agotar su entorno. Una vez en el suelo, se descomponen y convierten en nutrientes que alimentan a los microorganismos, insectos, plantas, animales, y el suelo. La biomimética sugiere replantear diseños, materiales, productos y servicios basados ​​en la sabiduría inherente de la naturaleza. El estudio de una hoja para inventar una mejor celda solar es otro ejemplo de cómo se pone en práctica este principio.

Un edificio eco-eficiente-como ya sabemos-es un gran ahorro de energía. Reduce al mínimo la infiltración de aire sellando lugares por los que pueda filtrarse (ventanas no se pueden abrir.) Se reduce el ingreso solar con vidrio tintado, disminuyendo la carga de refrigeración en el sistema de aire acondicionado, reduciendo así la cantidad de combustibles fósiles utilizados.

Pero imagine ahora cómo un árbol de cerezo lo haría: durante el día, la luz entra. Vista ininterrumpida al exterior y un patio lleno de sol. Por la noche, el sistema ofrece el edificio con aire frío, limpiando los espacios de aire plano y toxinas. Una capa de hierbas locales cubre el techo del edificio para absorber el exceso de agua para protegerlo de la degradación.

Este último edificio es tan energéticamente eficiente como el primero, mientras que su diseño un objetivo más amplio y más complejo: crear un edificio que incorpore una gama de regalos naturales como el sol, la luz, el aire y la naturaleza, con el fin de mejorar la vida de sus habitantes. Por lo tanto, una “construcción inspirada en el árbol de cerezo” expresa una visión integrada de la comunidad y el medio ambiente centrada en la vida de todos, en cada uno de sus elementos. Estos edificios representan el comienzo del diseño eco-eficiente. Contribuyen a vislumbrar la diferencia entre la eco-eficiencia y eco-eficacia a diferencia de construcciones ordinarias.

El concepto de eco-eficiencia contenido en la filosofía de "economía circular" implica trabajar en las cosas correctas -los productos, servicios y sistemas adecuados-en vez de hacer las cosas malas menos dañinas. Una vez que las cosas correctas se están haciendo, hacerlas de manera "correcta" con la ayuda de prácticas eficientes y otras herramientas, tiene todo el sentido. Por lo tanto, llevar a cabo y cumplir con esta visión es la forma más precisa de imitar a la naturaleza, siendo los cerezos la fuente de inspiración para repensar el diseño de edificios eco-eficientes.  En las palabras de McDonough, la arquitectura eco-eficiente tiene como objetivo fundamental "construir edificios como árboles y ciudades como bosques".

En una época en que el cambio climático dejó de ser una profecía y se convirtió en una amenaza real, repensar nuestras formas es una necesidad. Ver la naturaleza como modelo; como medida; como mentor.  Maximizar y traducir la bondad de la naturaleza, su riqueza y esencia innovadora, es lo que fundamentalmente estos nuevos enfoques tienen como objetivo mediante la valoración de la naturaleza que no se base en extraer, pero en lo que se puede aprender de ella. En otras palabras, emular las formas, procesos y sistemas de la naturaleza para luchar por un desarrollo más sostenible y un futuro mejor para resolver problemas humanos básicos.

Los primeros árboles de cerezo en Washington DC, fueron un regalo de Japón, como gesto de amistad entre los dos países. Su pico de floración se ha convertido en una de las tradiciones más celebradas en la ciudad. Al igual que el diseño eco-eficiente apunta a la construcción "correcta", la  iniciativa de Producción en ciclo cerrado en las Américas de la ECPA tiene como objetivo mejorar el sector industrial, el rediseño de productos ambientalmente sostenibles y sistemas de producción, basados en principios de "economía circular".



Noticias


 
jueves, 14 abril, 2016

Los cerezos: inspiración de la naturaleza para diseños ambientalmente amigables

 

La temporada del florecimiento de los cerezos por fin ha llegado. Al igual que cada año, los residentes y ciudadanos de Washington desfilan a lo largo de la orilla del río Potomac para ver los árboles florecidos, vistiendo la ciudad de magníficos tonos de rosa durante casi dos semanas. Para celebrar la llegada de la primavera, la Unidad Coordinadora de la ECPA hace propicia esta representativa fecha para explicar la filosofía de la "economía circular", que toma prestado principios fundamentales de "biomimética", un nuevo enfoque basado en el estudio e imitación de diseños y procesos de la naturaleza para resolver problemas socialmente relevantes.

¿Puede un edificio emular una estructura viva? ¿Qué pasaría si nuestros hogares y oficinas fueran como árboles -estructuras vivas que interactúan de manera productiva con su entorno? Estas preguntas llevaron al químico Michael Braungart y al arquitecto William McDonough a ver la naturaleza como un ser superior. Una especie de musa –hasta un oráculo quizás- que proporciona soluciones a problemas sociales. Imagine un edificio inmerso en el horizonte, la energía recolectada por el sol, la captura de carbono y la liberación de oxígeno. Imagine aire fresco, plantas autóctonas, y la luz del día en todas partes. En resumen, piense en un sistema de soporte de vida en armonía con los demás seres vivos.

El árbol del cerezo se utiliza a menudo como una metáfora para explicar los principios de la eco-eficiencia. El cerezo tiene sólo un impacto positivo en el medio ambiente. Miles de flores proveen fruta para las aves, los seres humanos y otros animales con el fin de que una semilla podría caer sobre el suelo, echar raíces y crecer. El árbol produce abundantes flores y frutos sin agotar su entorno. Una vez en el suelo, se descomponen y convierten en nutrientes que alimentan a los microorganismos, insectos, plantas, animales, y el suelo. La biomimética sugiere replantear diseños, materiales, productos y servicios basados ​​en la sabiduría inherente de la naturaleza. El estudio de una hoja para inventar una mejor celda solar es otro ejemplo de cómo se pone en práctica este principio.

Un edificio eco-eficiente-como ya sabemos-es un gran ahorro de energía. Reduce al mínimo la infiltración de aire sellando lugares por los que pueda filtrarse (ventanas no se pueden abrir.) Se reduce el ingreso solar con vidrio tintado, disminuyendo la carga de refrigeración en el sistema de aire acondicionado, reduciendo así la cantidad de combustibles fósiles utilizados.

Pero imagine ahora cómo un árbol de cerezo lo haría: durante el día, la luz entra. Vista ininterrumpida al exterior y un patio lleno de sol. Por la noche, el sistema ofrece el edificio con aire frío, limpiando los espacios de aire plano y toxinas. Una capa de hierbas locales cubre el techo del edificio para absorber el exceso de agua para protegerlo de la degradación.

Este último edificio es tan energéticamente eficiente como el primero, mientras que su diseño un objetivo más amplio y más complejo: crear un edificio que incorpore una gama de regalos naturales como el sol, la luz, el aire y la naturaleza, con el fin de mejorar la vida de sus habitantes. Por lo tanto, una “construcción inspirada en el árbol de cerezo” expresa una visión integrada de la comunidad y el medio ambiente centrada en la vida de todos, en cada uno de sus elementos. Estos edificios representan el comienzo del diseño eco-eficiente. Contribuyen a vislumbrar la diferencia entre la eco-eficiencia y eco-eficacia a diferencia de construcciones ordinarias.

El concepto de eco-eficiencia contenido en la filosofía de "economía circular" implica trabajar en las cosas correctas -los productos, servicios y sistemas adecuados-en vez de hacer las cosas malas menos dañinas. Una vez que las cosas correctas se están haciendo, hacerlas de manera "correcta" con la ayuda de prácticas eficientes y otras herramientas, tiene todo el sentido. Por lo tanto, llevar a cabo y cumplir con esta visión es la forma más precisa de imitar a la naturaleza, siendo los cerezos la fuente de inspiración para repensar el diseño de edificios eco-eficientes.  En las palabras de McDonough, la arquitectura eco-eficiente tiene como objetivo fundamental "construir edificios como árboles y ciudades como bosques".

En una época en que el cambio climático dejó de ser una profecía y se convirtió en una amenaza real, repensar nuestras formas es una necesidad. Ver la naturaleza como modelo; como medida; como mentor.  Maximizar y traducir la bondad de la naturaleza, su riqueza y esencia innovadora, es lo que fundamentalmente estos nuevos enfoques tienen como objetivo mediante la valoración de la naturaleza que no se base en extraer, pero en lo que se puede aprender de ella. En otras palabras, emular las formas, procesos y sistemas de la naturaleza para luchar por un desarrollo más sostenible y un futuro mejor para resolver problemas humanos básicos.

Los primeros árboles de cerezo en Washington DC, fueron un regalo de Japón, como gesto de amistad entre los dos países. Su pico de floración se ha convertido en una de las tradiciones más celebradas en la ciudad. Al igual que el diseño eco-eficiente apunta a la construcción "correcta", la  iniciativa de Producción en ciclo cerrado en las Américas de la ECPA tiene como objetivo mejorar el sector industrial, el rediseño de productos ambientalmente sostenibles y sistemas de producción, basados en principios de "economía circular".


Noticias


 
jueves, 14 abril, 2016

Los cerezos: inspiración de la naturaleza para diseños ambientalmente amigables

 

La temporada del florecimiento de los cerezos por fin ha llegado. Al igual que cada año, los residentes y ciudadanos de Washington desfilan a lo largo de la orilla del río Potomac para ver los árboles florecidos, vistiendo la ciudad de magníficos tonos de rosa durante casi dos semanas. Para celebrar la llegada de la primavera, la Unidad Coordinadora de la ECPA hace propicia esta representativa fecha para explicar la filosofía de la "economía circular", que toma prestado principios fundamentales de "biomimética", un nuevo enfoque basado en el estudio e imitación de diseños y procesos de la naturaleza para resolver problemas socialmente relevantes.

¿Puede un edificio emular una estructura viva? ¿Qué pasaría si nuestros hogares y oficinas fueran como árboles -estructuras vivas que interactúan de manera productiva con su entorno? Estas preguntas llevaron al químico Michael Braungart y al arquitecto William McDonough a ver la naturaleza como un ser superior. Una especie de musa –hasta un oráculo quizás- que proporciona soluciones a problemas sociales. Imagine un edificio inmerso en el horizonte, la energía recolectada por el sol, la captura de carbono y la liberación de oxígeno. Imagine aire fresco, plantas autóctonas, y la luz del día en todas partes. En resumen, piense en un sistema de soporte de vida en armonía con los demás seres vivos.

El árbol del cerezo se utiliza a menudo como una metáfora para explicar los principios de la eco-eficiencia. El cerezo tiene sólo un impacto positivo en el medio ambiente. Miles de flores proveen fruta para las aves, los seres humanos y otros animales con el fin de que una semilla podría caer sobre el suelo, echar raíces y crecer. El árbol produce abundantes flores y frutos sin agotar su entorno. Una vez en el suelo, se descomponen y convierten en nutrientes que alimentan a los microorganismos, insectos, plantas, animales, y el suelo. La biomimética sugiere replantear diseños, materiales, productos y servicios basados ​​en la sabiduría inherente de la naturaleza. El estudio de una hoja para inventar una mejor celda solar es otro ejemplo de cómo se pone en práctica este principio.

Un edificio eco-eficiente-como ya sabemos-es un gran ahorro de energía. Reduce al mínimo la infiltración de aire sellando lugares por los que pueda filtrarse (ventanas no se pueden abrir.) Se reduce el ingreso solar con vidrio tintado, disminuyendo la carga de refrigeración en el sistema de aire acondicionado, reduciendo así la cantidad de combustibles fósiles utilizados.

Pero imagine ahora cómo un árbol de cerezo lo haría: durante el día, la luz entra. Vista ininterrumpida al exterior y un patio lleno de sol. Por la noche, el sistema ofrece el edificio con aire frío, limpiando los espacios de aire plano y toxinas. Una capa de hierbas locales cubre el techo del edificio para absorber el exceso de agua para protegerlo de la degradación.

Este último edificio es tan energéticamente eficiente como el primero, mientras que su diseño un objetivo más amplio y más complejo: crear un edificio que incorpore una gama de regalos naturales como el sol, la luz, el aire y la naturaleza, con el fin de mejorar la vida de sus habitantes. Por lo tanto, una “construcción inspirada en el árbol de cerezo” expresa una visión integrada de la comunidad y el medio ambiente centrada en la vida de todos, en cada uno de sus elementos. Estos edificios representan el comienzo del diseño eco-eficiente. Contribuyen a vislumbrar la diferencia entre la eco-eficiencia y eco-eficacia a diferencia de construcciones ordinarias.

El concepto de eco-eficiencia contenido en la filosofía de "economía circular" implica trabajar en las cosas correctas -los productos, servicios y sistemas adecuados-en vez de hacer las cosas malas menos dañinas. Una vez que las cosas correctas se están haciendo, hacerlas de manera "correcta" con la ayuda de prácticas eficientes y otras herramientas, tiene todo el sentido. Por lo tanto, llevar a cabo y cumplir con esta visión es la forma más precisa de imitar a la naturaleza, siendo los cerezos la fuente de inspiración para repensar el diseño de edificios eco-eficientes.  En las palabras de McDonough, la arquitectura eco-eficiente tiene como objetivo fundamental "construir edificios como árboles y ciudades como bosques".

En una época en que el cambio climático dejó de ser una profecía y se convirtió en una amenaza real, repensar nuestras formas es una necesidad. Ver la naturaleza como modelo; como medida; como mentor.  Maximizar y traducir la bondad de la naturaleza, su riqueza y esencia innovadora, es lo que fundamentalmente estos nuevos enfoques tienen como objetivo mediante la valoración de la naturaleza que no se base en extraer, pero en lo que se puede aprender de ella. En otras palabras, emular las formas, procesos y sistemas de la naturaleza para luchar por un desarrollo más sostenible y un futuro mejor para resolver problemas humanos básicos.

Los primeros árboles de cerezo en Washington DC, fueron un regalo de Japón, como gesto de amistad entre los dos países. Su pico de floración se ha convertido en una de las tradiciones más celebradas en la ciudad. Al igual que el diseño eco-eficiente apunta a la construcción "correcta", la  iniciativa de Producción en ciclo cerrado en las Américas de la ECPA tiene como objetivo mejorar el sector industrial, el rediseño de productos ambientalmente sostenibles y sistemas de producción, basados en principios de "economía circular".


Noticias


 
jueves, 14 abril, 2016

Los cerezos: inspiración de la naturaleza para diseños ambientalmente amigables

 

La temporada del florecimiento de los cerezos por fin ha llegado. Al igual que cada año, los residentes y ciudadanos de Washington desfilan a lo largo de la orilla del río Potomac para ver los árboles florecidos, vistiendo la ciudad de magníficos tonos de rosa durante casi dos semanas. Para celebrar la llegada de la primavera, la Unidad Coordinadora de la ECPA hace propicia esta representativa fecha para explicar la filosofía de la "economía circular", que toma prestado principios fundamentales de "biomimética", un nuevo enfoque basado en el estudio e imitación de diseños y procesos de la naturaleza para resolver problemas socialmente relevantes.

¿Puede un edificio emular una estructura viva? ¿Qué pasaría si nuestros hogares y oficinas fueran como árboles -estructuras vivas que interactúan de manera productiva con su entorno? Estas preguntas llevaron al químico Michael Braungart y al arquitecto William McDonough a ver la naturaleza como un ser superior. Una especie de musa –hasta un oráculo quizás- que proporciona soluciones a problemas sociales. Imagine un edificio inmerso en el horizonte, la energía recolectada por el sol, la captura de carbono y la liberación de oxígeno. Imagine aire fresco, plantas autóctonas, y la luz del día en todas partes. En resumen, piense en un sistema de soporte de vida en armonía con los demás seres vivos.

El árbol del cerezo se utiliza a menudo como una metáfora para explicar los principios de la eco-eficiencia. El cerezo tiene sólo un impacto positivo en el medio ambiente. Miles de flores proveen fruta para las aves, los seres humanos y otros animales con el fin de que una semilla podría caer sobre el suelo, echar raíces y crecer. El árbol produce abundantes flores y frutos sin agotar su entorno. Una vez en el suelo, se descomponen y convierten en nutrientes que alimentan a los microorganismos, insectos, plantas, animales, y el suelo. La biomimética sugiere replantear diseños, materiales, productos y servicios basados ​​en la sabiduría inherente de la naturaleza. El estudio de una hoja para inventar una mejor celda solar es otro ejemplo de cómo se pone en práctica este principio.

Un edificio eco-eficiente-como ya sabemos-es un gran ahorro de energía. Reduce al mínimo la infiltración de aire sellando lugares por los que pueda filtrarse (ventanas no se pueden abrir.) Se reduce el ingreso solar con vidrio tintado, disminuyendo la carga de refrigeración en el sistema de aire acondicionado, reduciendo así la cantidad de combustibles fósiles utilizados.

Pero imagine ahora cómo un árbol de cerezo lo haría: durante el día, la luz entra. Vista ininterrumpida al exterior y un patio lleno de sol. Por la noche, el sistema ofrece el edificio con aire frío, limpiando los espacios de aire plano y toxinas. Una capa de hierbas locales cubre el techo del edificio para absorber el exceso de agua para protegerlo de la degradación.

Este último edificio es tan energéticamente eficiente como el primero, mientras que su diseño un objetivo más amplio y más complejo: crear un edificio que incorpore una gama de regalos naturales como el sol, la luz, el aire y la naturaleza, con el fin de mejorar la vida de sus habitantes. Por lo tanto, una “construcción inspirada en el árbol de cerezo” expresa una visión integrada de la comunidad y el medio ambiente centrada en la vida de todos, en cada uno de sus elementos. Estos edificios representan el comienzo del diseño eco-eficiente. Contribuyen a vislumbrar la diferencia entre la eco-eficiencia y eco-eficacia a diferencia de construcciones ordinarias.

El concepto de eco-eficiencia contenido en la filosofía de "economía circular" implica trabajar en las cosas correctas -los productos, servicios y sistemas adecuados-en vez de hacer las cosas malas menos dañinas. Una vez que las cosas correctas se están haciendo, hacerlas de manera "correcta" con la ayuda de prácticas eficientes y otras herramientas, tiene todo el sentido. Por lo tanto, llevar a cabo y cumplir con esta visión es la forma más precisa de imitar a la naturaleza, siendo los cerezos la fuente de inspiración para repensar el diseño de edificios eco-eficientes.  En las palabras de McDonough, la arquitectura eco-eficiente tiene como objetivo fundamental "construir edificios como árboles y ciudades como bosques".

En una época en que el cambio climático dejó de ser una profecía y se convirtió en una amenaza real, repensar nuestras formas es una necesidad. Ver la naturaleza como modelo; como medida; como mentor.  Maximizar y traducir la bondad de la naturaleza, su riqueza y esencia innovadora, es lo que fundamentalmente estos nuevos enfoques tienen como objetivo mediante la valoración de la naturaleza que no se base en extraer, pero en lo que se puede aprender de ella. En otras palabras, emular las formas, procesos y sistemas de la naturaleza para luchar por un desarrollo más sostenible y un futuro mejor para resolver problemas humanos básicos.

Los primeros árboles de cerezo en Washington DC, fueron un regalo de Japón, como gesto de amistad entre los dos países. Su pico de floración se ha convertido en una de las tradiciones más celebradas en la ciudad. Al igual que el diseño eco-eficiente apunta a la construcción "correcta", la  iniciativa de Producción en ciclo cerrado en las Américas de la ECPA tiene como objetivo mejorar el sector industrial, el rediseño de productos ambientalmente sostenibles y sistemas de producción, basados en principios de "economía circular".